Como las familias de hoy en día son urbanas y viven en apartamentos sin espacio al aire libre, nos pasamos la mayor parte de nuestras tardes en los parques.

Analicemos la situación del parque infantil.

En primer lugar, están los evidentes peligros de tropezar y caer contra el cemento. Que podrían provocar rozaduras y contusiones al niño, tenemos las alturas, esquinas y piedras que se puedan encontrar en la zona de juegos.

Como podemos evitar que los niños se hagan daño.

La solución es llevarlos a zonas de juegos o parques infantiles, especialmente diseñados para los niños, con sistemas activos de seguridad y prevención, estos parques suelen estar a la última. Gracias a su superficie que puede ser acolchada o simplemente de pasto sintético evitaremos que los niños al caer se hagan un excesivo daño, tal vez algún moretón de vez en cuando, también evitaremos que se raspen o tengan heridas por abrasión, por lo general en estas zonas de juego no encontrara salientes en punta, ya que por normativa tienen que estar redondeados y protegidos.

Consejos.

  1. El suelo de la zona de juegos no se debe ser duro ni abrasivo, lo mejor es instalar una superficie que amortigüe bien los golpes, y evite los rasguños como el pasto sintético o módulos de caucho.
  2. Asegúrese de que la superficie abarca todo el recinto de juegos.
  3. Asegúrese de que todos los bloques de hormigón de anclaje del equipo de juegos, se encuentran por debajo de la superficie acolchada de protección.
  4. infórmese bien de los juegos que va a instalar y para que edades están recomendados. Los niños pequeños requieren de vigilancia en casi todo momento…
  5. Asegúrese de que las barandillas de los fuertes son tan altas como los niños y de que no pueden meter la cabeza entre los barrotes.
  6. También es fundamental que los peldaños de la escalera tengan los bordes redondeados.

7. mantenga la instalación en buenas condiciones y realice el mantenimiento.

Share

leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *